Liderazgo en Knorr-Bremse.

Las convicciones que nos conducen al liderazgo.

Una buena dirección es determinante para el desarrollo de la capacidad productiva, el poder de innovación y el éxito a largo plazo de la compañía. Asimismo, el equipo directivo tiene la responsabilidad especial de crear un entorno laboral en el que los empleados puedan desarrollar su potencial de forma óptima.

Las normas directivas de Knorr-Bremse orientan sobre cómo progresar. Asimismo, el elemento básico para ello es el liderazgo directivo transformacional, lo cual exige directivos que quieran ser un ejemplo; que inspiren a sus empleados y que les animen a alcanzar los objetivos comunes. Directivos que exigen, fomentan y valoran a cada uno de los empleados; que al fin y al cabo estimulan y hacen fácilmente comprensible el "por qué" a fin de permitir un mejor rendimiento y los máximos resultados por parte de sus empleados. El requisito para ello es tener un interés honesto en las personas, pues permite el perfeccionamiento orientado a las destrezas personales de cada empleado.

Las normas directivas de Knorr-Bremse son:

REFLEJAR

El liderazgo comienza con una mirada sincera a uno mismo.

ADELANTARSE

Dirigir significa tomar la delantera, no ir por delante.

APORTAR

Los objetivos requieren cifras. Para lograr los objetivos es necesario motivar.

DESARROLLAR

Dirigir a los empleados significa dejarles crecer.

APLICAR

El poder de la dirección no se muestra con palabras, sino con resultados.

 

Descargas y Servicios

Share